¿No te decides entre un look formal o uno casual? aprende a estar siempre vestido perfectamente para toda ocasión laboral.

Cuando se trata de ir a trabajar, la pregunta ¿qué debo ponerme? es una constante en la mayoría de las personas. La dificultad para contestarla es que no existe una sola respuesta pues el outfit perfecto para ir a trabajar depende de una serie de factores cruciales que tienen que ver con la impresión que queremos causar.

 

Cuando de elegancia y estilo se trata, ir demasiado arreglado es exactamente igual de malo que su contrario y por eso hoy queremos contarte cuales son las circunstancias que debes considerar antes de elegir la ropa que te pondrás.

 

  1. ¿A qué te dedicas?
    Sin duda alguna la profesión es una de las variables más importantes para escoger el atuendo que utilizaremos para trabajar, pues claramente no es lo mismo si eres un abogado o si de hecho tu trabajo involucra actividad física, pues no resultará nada cómodo revisar los avances de una construcción con traje (para los hombres) o con tacones (si eres chica). Piensa siempre en cuáles serán las tareas que tienes que realizar y escoge ropa con la que te sientas cómodo.

  2. Qué tanto contacto tienes con gente externa:
    Si bien la comodidad será básica pues pasarás al menos 8 largas horas con tu segunda piel, la imagen que das al público es igualmente importante. Si tu trabajo requiere que te reúnas constantemente con clientes o proveedores quizás sea necesario presentarte un poco más formal. De nuevo la corbata o los tacones (según sea el caso) no son obligatorios.

  3. Tu personalidad:
    La forma en la que nos vestimos debe de ser un reflejo de nuestra personalidad y debemos de tener en cuenta que queremos que la gente interprete de ella. Así, si tu intención es demostrar lo serio y conservador que eres, entonces un traje en tonos oscuros combinado con una camisa lisa será perfecto para ello, sin embargo si lo que quieres vender es tu creatividad, mejor será que te decidas por algo un poco más relajado y llamativo. Recuerda que en el trabajo lo mejor será mostrar siempre un poco de sobriedad, pero eso no significa que tengas que ser aburrido.

 

En conclusión, la ropa en el trabajo debe de permitirte sentir cómodo, auténtico y, sobre todo, seguro. Una buena pista la obtendrás viendo a las personas con las que te relacionas, pues claramente no será lo mismo trabajar en una oficina tradicional o en un espacio de coworking, recuerda siempre que “a dónde quiera que fueres, haz lo que vieres”.