renta de espacios de coworking en el df

Descubre por qué un coworking será tu mejor aliado para mejorar tu rendimiento en el trabajo:

Cada día encontramos más y más espacios de coworking en todas partes del mundo, y la razón de ello no es que sea una moda, ni mucho menos porque sea un lucrativo esquema de negocio. La verdadera explicación para el considerable aumento de este tipo de espacios es que, de hecho, la gente se ha dado cuenta que realmente les ayudan a mejorar su desempeño en el trabajo.

Un estudio del 2016, realizado por Deskmag (la revista más influyente sobre el movimiento del coworking a nivel mundial) muestra que: el 68% de los encuestado han notado un incremento en su concentración desde que trabajan en un espacio de coworking, el 71% asegura que ha aumentado su creatividad, y otro 62% alega que, desde que comenzó a rentar en estos lugares de trabajo, les resulta más sencillo terminar sus tareas a tiempo. Todos estos datos se traducen en una mayor productividad a la hora de trabajar.

Pero, ¿cuál es la razón para que el coworking afecte de manera tan positiva en la forma de trabajar? Y para responderlas tenemos que apelar a tres de las características fundamentales de un espacio de coworking, a saber: la flexibilidad, la adaptabilidad y la comunidad.

Es indispensable entender que todas las personas son diferentes y por ello lo son también sus hábitos y costumbre, así, hay quienes simplemente no funcionan antes de las 11 de la mañana y otros que a las 7 am están más activos que Cristiano Ronaldo en la final de la Champions. La flexibilidad de los coworkings le permite a la gente ser dueña de su propio tiempo, fomentando así que se desempeñen mejor en sus tareas.

Por otro lado, en un coworking es el espacio el que se adapta a las personas y no las personas a los espacios, algo prácticamente imposible de conseguir en una oficina tradicional, ni mucho menos en lugares que no están diseñados para el trabajo como una cafetería o nuestra casa. Desde el simple hecho de poder sentarnos dónde nos dé la gana o escoger la vista que tenemos en nuestro lugar de trabajo, nos estimula a hacer mejor las cosas.

Por último, en un espacio de trabajo compartido, hacer relaciones significativas con los demás miembros de la comunidad es inevitable, y aunque podrás responder que lo mismo ocurre con los compañeros de trabajo de una oficina tradicional, nunca será lo mismo, pues un coworking fomenta la comunicación entre diferentes personalidades, perfiles, área e industrias, misma que muchas veces nos ayuda a encontrar las respuestas que buscábamos y que lo único que necesitábamos para ello era un punto de vista externo.

Si tú también quieres formar parte de las estadísticas de personas que han mejorado la calidad –y cantidad– de su trabajo, te invitamos a conocer nuestras instalaciones para que te conviertas en un agente activo de este movimiento global.